Notificaciones

Nuevos Avisos
marzo17
Descargar los avisos de junio – 2017-juniosep
2017cerroweb
En la Ermita de Ntra Sra de los Ángeles nos consagraremos a María, Redentora y Madre
………………………………………………………………………..
VIVA + JESÚS
FALLECE LA HNA. QUE FUE RVDA. MADRE, MARÍA GONZAGA
QUE EL SEÑOR LA TENGA EN SI SAGRADO CORAZÓN
ROGAMOS UNA ORACIÓN POR SU ALMA
Q.D.P.
DIOS SEA BENDITO
18 mayo 2017
……………………………………………………………………………………………………………………………
INVITACIÓN

¡FELICES Y SANTAS PASCUAS DE RESURRECCIÓN!

Invitación a la Presentación del Tomo II de las Obras Selectas de Ntro. Santo Padre San Francisco de Sales, fijada para el próximo jueves, 11 de mayo a las 19,10, a cargo del Sr. Cardenal Rouco y los dos sacerdotes que han trabajado en la edición.

Quedan invitados

DESCARGAR texto (1)

DESCARGAR invitación (2)

………………………………………………

ENRAIZADOS EN CRISTO, EN EL CORAZÓN DE LA IGLESIA

Hablamos de DEVOCIÓN y lo hacemos en un sentido profundo, alto y amplio. Como dice San Francisco de Sales en su libro para la Vida Consagrada: “La Vida Devota”:

Toda devoción viva y verdadera presupone el amor de Dios; y de hecho no es más ni menos que un muy real amor de Dios, aunque no siempre del mismo tipo; porque este Amor cuando brilla en el alma lo llamamos gracia, que nos hace aceptables a su Divina Majestad; cuando nos fortalece para hacer el bien lo llamamos Caridad; pero cuando logra su mayor perfección en la que no sólo nos lleva a hacer el bien sino a actuar con cuidado, diligentemente y con prontitud entonces se llama Devoción. 

La devoción del Corazón de Jesús está enraizada en la fe que comparte toda la Iglesia pero que se expresa como una unidad en comunión con el Amor de una forma especial. Es la espiritualidad de la Misericordia, el amor Caritas. El corazón es el centro de la Persona de Jesucristo y nuestro Centro. La vida espiritual de la Iglesia vive gracias a esa Fuente de Amor que mana y se renueva constantemente. El fruto son nuestro corazones consagrados, es la vida que se renueva constantemente con la Sangre y el Agua del Costado de Cristo. Así lo leemos en el Evangelio: (Jn 7, 37-39) “De su interior brotará, ríos de agua viva”; (Jn 13, 23) “El discípulo que Jesús tanto amaba, se reclinó en Él mientras comían”; (Jn 19, 31-39) “Mirad al que traspasaron”. María guardaba todas estas cosas en su corazón,.. Cuando leemos esto, nos dejamos llenar de esa ternura que vivió la Madre de Jesús, que es nuestra Madre desde el momento de la Cruz. La vida de María es el camino que nos conduce a Su Sagrado Corazón como Mediadora de toda la Humanidad, porque somos sus hijos.

La devoción a su Corazón tiene su centro en el Calvario porque es allí donde tomamos el Camino de vuelta a reencontrarnos con el Resucitado. La Cruz no representa el dolor humano, que ahí fue redimido y salvado; representa la Resurrección de Cristo y la nuestra. Es la promesa de salvación eterna. Como María, verdaderamente Madre de Dios según declaró el Concilio de Efeso (431 d.C.), que Jesús tenía una naturaleza humana y una naturaleza divina y que las dos estaban unidas en Cristo, el Hijo de Dios. Esta unidad tan fuera de nuestro entendimiento y tan importante para la humanidad, no nos debe pasar desapercibida. Como María tuvo el papel central en esa Encarnación, así es la Promesa de Salvación para todos aquellos que se unan a Él. Ella tiene una relación especial con el Corazón de Jesús, que tomó su carne virgen, Inmaculada. Ella nos lleva a Él, para santificarnos con Ella en Él.

San Bernardo de Siena (1380-1444) quien extendió la devoción al santo Nombre de Jesús, dirá: “Vayamos al Corazón de Jesús, ese corazón profundo, secreto corazón, el corazón que no olvida nada, el corazón que conoce todo, el corazón que ama, el corazón que arde de amor”.

Anuncios