Enlaces con el mundo

RESPONSABLES O CELADORES

Son las personas, religiosos o seglares, Vicarios o Eclesiásticos, que se ocupan activamente de atraer a las diferentes personas a los dones de esta devoción, Promesas de Ntro. Señor Jesucristo a Santa Margarita María, dando a conocer la espiritualidad de la Guardia de Honor.

El papel de los Celadores es muy importante si están formados y secundan eficazmente a los directores particulares. A ellos es a los que Nuestro Señor Jesucristo envía cerca de algunas almas para invitarlas a amarle, honrarle y darle gloria haciéndose participes de Su Sagrado Corazón. Por su medio llama a las puertas de un gran número de corazones, necesitados o no de amor, para ofrecerles la práctica de la Hora de Guardia; un tiempo de amistad con Dios por el Corazón de Jesús que nos ama infinitamente y que ha puesto éste medio eficaz para la salvación de todos, para salir del adormecimiento espiritual, para recobrar la vida de la gracia, para obtener una alegría plena ya en esta vida y continuar en la eterna.

Proponer esta obra es indicar que el corazón está unido a Dios por medio de un impulso de nuestra voluntad, la oración. Y en este camino, empezar es decidir todos los días dar este paso. Muchos se olvidan de su Hora, se sienten incapaces o se pierden en muchas oraciones. Nuestra responsabilidad de Celador es acompañar y aprender unos con otros, que somos todos pequeños a los ojos de Dios, pero “muy importantes”. Por ello, nuestra responsabilidad no es poca. En esta tarea hay muchos medios a nuestro alcance. El primero es consagrarnos y recibir la Medalla de responsables. Formarnos continuamente con pequeñas lecturas y visitas al Santísimo, pedir por nuestra conversión diaria y por las personas que están unidas a nuestra oración; nuestro Grupo.

“La suave devoción al Sagrado Corazón, decía Santa Margarita María, debe insinuarse como un bálsamo y aceite precioso en los corazones que nuestro Señor ha elegido, porque lo quiere todo por amor, nada por fuerza”.

Vinculados a Él, somos una Comunidad extendida por todo el mundo. La cadena de oración se forma alrededor de la Santísima Virgen, San Juan y María Magdalena para acompañar en la oración y alabar a Jesucristo en el momento que la Lanza atraviesa Su Corazón y el agua junto con la Sangre de Su Costado significan el Espíritu de Vida derramado para todo el que se acerque a ese Manantial de Vida. Es Su Misericordia y Amor que nos donó en el momento de Su Muerte para vivir con Él eternamente.

Este apostolado se debe obrar de acuerdo con los Directores y Sacerdotes de la Obra, para ser y recibir la bendición en nosotros mismos y en nuestra familia y amigos. Por ello hay puestas a nuestra disposición diferentes formas de recibir estas bendiciones, unidos en Comunidad con las Hermanas de la Orden de la Visitación, religiosas Salesas. Ellas guardan estos tesoros de espiritualidad e interceden para que todos podamos recibirlos en orden a nuestra capacidad y receptividad que es proporcional a nuestra propia persona y el darnos en amistad con Dios.

Grupos de enlaces comparten semanalmente con personas de todo el mundo oraciones y textos para dar a conocer los beneficios de esta devoción. Para ponerse en contacto, escribir un correo y solicitar un grupo para unirse en esta actividad de apostolado por círculos sociales.

¡Cuánto harán a las almas si cumplen así su misión; que gloria procurarán a nuestro Señor y cuántas gracias atraerán sobre sí mismos!

Mi correo, para recibir información…………………………………………………enviar. 

cropped-cropped-cropped-alfombra-en-bour-en-bresse.jpg
Marzo 2013
Anuncios