Este Corazón que ama

“Las cosas que perecieron tenían carne y sangre. Porque el Señor, tomando el limo de la tierra, plasmó al ser humano. Y en su favor se realizó toda la economía de la venida del Señor. Por eso quiso Él tomar carne y sangre, a fin recapitular en sí mismo, no en otra obra cualquiera, sino la misma obra original del Padre, esto es, por el Hijo y el Espíritu, fue hecho a imagen de Dios el ser humano, y no sólo una parte de él. Ahora bien, es verdad que el alma y el espíritu son parte del ser humano, más no, ciertamente, la persona; porque el ser humano perfecto consiste en la composición y unión del alma, que recibe el Espíritu del Padre y se mezcla con la naturaleza corpórea que fue modelada a imagen de Dios… Porque no el mero modelado de la carne es de por sí un ser humano perfecto, sino cuerpo del ser humano y parte del ser humano, como tampoco la misma alma constituye por sí al ser humano, sino que es alma del ser humano y parte del ser humano. Ni tampoco el Espíritu es el ser humano porque se denomina Espíritu y no ser humano. Ahora bien, la mezcla y unión de todos estos elementos constituye el ser humano perfecto… El ser humano perfecto consta de carne, alma y espíritu. Por una parte, el Espíritu, que es quien salva y modela. Por otra, la carne, que es la salvada y modelada. Y entre estos dos, está el alma, que unas veces se somete al espíritu y es elevada por Él, y otras, al someterse a la carne, cae en los deseos terrenos”. (Adversus Haereses, Ireneo de Lyon)

Las Manos de Dios configuran a todo hombre, somos “modelados del barro” originario, porque el hombre fue puesto en la tierra a imagen de Dios, decía Ireneo de Lyon (s. II d. C.); “Antes de modelarte en el seno materno te conozco” dice Jeremías. Estas manos, que tanto escandalizan a quienes no se adentran en el misterio del Amor de Dios y creen que es un sencillo antropomorfismo, son esas Manos que el Padre dirigió al Hijo y al Espíritu Santo para decir: “Hagamos al hombre” (Gn 1, 26). 

  • Hilo conductor de la historia de la salvación en Cristo.

“Así pues, hay un sólo Dios, Padre, como lo hemos demostrado, y un sólo Cristo, Jesús nuestro Señor, que pasa por toda la economía y recapitula todo en sí. Pero en este todo también está comprendido el ser humano, criatura de Dios. Él recapitula, por tanto, el hombre en sí mismo. El invisible se hizo visible; el incomprensible, comprensible; el impasible, pasible; y el Logos se hizo hombre, recapitulando todas las cosas en sí mismo. Y así como el Logos de Dios es el primero entre los seres celestiales y espirituales e invisibles, así también tiene la soberanía sobre el mundo visible y corporal, asumiendo para sí toda la primacía; y haciéndose cabeza de la Iglesia, atrae hacia sí todas las cosas a su debido tiempo”. (Adv. Haer.)

“Dios Padre, por su inmensa misericordia, envió a su Verbo creador, el cual, venido para salvarnos, estuvo en los mismos lugares, en la misma situación y en los ambientes donde nosotros hemos perdido la vida. Y rompió las cadenas que nos tenían prisioneros. Apareció la luz e hizo desaparecer las tinieblas de la prisión y santificó nuestro nacimiento y abolió la muerte, desligando aquellos mismos lazos en que nos había encadenado”.

  • “Acostumbrarse” al Espíritu.

“Prometió Dios por medio de los profetas derramar este Espíritu en los últimos tiempos sobre sus siervos y siervas para que éstos también profeticen (Jn 3, 1-2; Hch 2, 17-18). En consecuencia, también descendió sobre el Hijo de Dios hecho hombre para habituarse a convivir con el género humano y descansar (Is 11, 2; 1Pe 4, 14) en los hombres y habitar en la obra modelada (Gn 2, 7) por Dios, realizando en ellos la voluntad del Padre y renovándolos, haciéndolos pasar de la vetustez a la novedad de Cristo… En el tiempo presente recibimos sólo una parte de su Espíritu para ir perfeccionándonos y adaptándonos de antemano a su incorrupción, acostumbrándonos paulatinamente a alcanzar a Dios y a llevarlo. Esto es lo que el Apóstol Pablo llamó arras, es decir, sólo una parte de ese honor que Dios nos prometió (Ef 1, 13-14)”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s