Sacramentum

El juramento de un cargo a nivel político exige un cumplimiento de la norma, de lo consensuado en estos casos, no tiene validez que una persona con un cargo más alto pueda hacer suya la fórmula e imponga su parecer, sin perder credibilidad como dirigente.

En latín sacramentum significaba juramento; era la fianza que los litigantes depositaban ante un sacerdote para hacer frente a la multa de aquel que perdía el juicio; también era juramento. Se comenzó a utilizar para traducir el griego “misterio”. También llamaban sacramento al bautismo de los primeros cristianos latinos.

También viene de “Ius”, el arte de lo bueno y de lo equitativo, “el que observa el derecho”.

El crucifijo, es mucho más que un símbolo religioso cristiano. Representa el don mayor de un hombre que se dió por todos, que abre los brazos a la unidad entera.

La unidad de Europa se funda en la religión que habla de sacrificio por los más pequeños y del amor desinteresado, es además, el símbolo de una justicia elevada ante toda injusticia por la misericordia, es para todos, consuelo que acoge a los pobres, humildes, a los extranjeros y los perseguidos y, sobre todo, es un símbolo con significado, con razón de ser:

De Roma llegó a Europa la idea de la unidad en la diversidad, un  poner en común para ayudarnos a crecer; del cristianismo sabemos que el Logos se hizo carne, que habitó entre nosotros y nos dio su vida por cada uno de nosotros; de los griegos aprendimos que nuestra humanidad es razón capaz de penetrar en él y dialogar para expresarlo y comunicarlo al entendimiento de toda sociedad, en todas las lenguas.

Jurar era la fórmula más antigua y vinculada a la divinidad. Jurar implica poner por testigo a alguien para asegurar con ello el fiel cumplimiento de un compromiso, generalmente se jura por un poder divino o un por un poder humano o institucional; jurar sobre la Biblia o la Constitución, por ejemplo.

Prometer es decir la verdad o cumplir fielmente un cargo, como un compromiso consigo mismo que adquiere el que jura, sin poner por testigo a nadie ni a nada. Un compromiso personal con algo, con un cargo, una causa, un deber.

El crucifijo representa el vinculo más fuerte que hace un hombre, Jesucristo, que une su carne y su sangre a la de todo hombre para alcanzarlos a todos el Don de Dios, de la eternidad; significa la salvación de toda la humanidad.

¿Alguién es capaz de jurar así? Nadie hay que muestre mayor solidaridad que unos brazos abiertos que abrazan el mundo entero, sin excepción; sin ambición de dominio, sino de donarse. Unos brazos abiertos que se anticiparon a todos nuestros fallos y nuestras debilidades para que “por uno, se salvaran todos”.

¿Y lo que significa este acto? Hay un eclipse intelectual y humano, los símbolos que toda la humanidad ha entendido y ha sentido su valor por encima de los desastres causados por el hombre, pero ha seguido levantándose por ese juramento, para salvar a un pueblo, hoy no saben lo que significa. Se cree que es el símbolo de unos pocos, pero quieren dominar todos los campos y ejercer sobre todos. ¿Con qué poder? Con el de un individuo solamente, un totalitarismo basado en el individuo que se apoya en sí mismo. Se mantienen los símbolos que la sociedad debe obedecer, que la comunidad debe respetar y, se minimiza el símbolo que respalda la honestidad de quién pretende salvar y dirigir a muchos, creyendo que ese poder sólo sale de uno y sólo de él. 

En este Occidente del siglo XXI y nuestros principios fundacionales:

La jura del cargo de los ministros del Gobierno de Rajoy llamó la atención porque dos de los trece, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal, han prometido su cargo en lugar de jurarlo. En la práctica, no hay diferencia alguna entre jurar y prometer en los procesos judiciales, pero difieren a nivel semántico. Por un lado, jurar significa que se pone a un testigo para asegurar el cumplimiento de un compromiso y la búsqueda de la verdad. Generalmente se suele jurar por un poder divino, humano o institucional, como la Biblia o la Constitución en el caso de los ministros españoles. Por otro lado, prometer implica adquirir un compromiso personal, sin poner a nada, ni nadie de testigo. La RAE indica que una promesa equivale a un juramento, sin fórmula religiosa de por medio, de cumplir las funciones del cargo que se va a ejercer. A nivel práctico implican lo mismo, pues tanto una promesa como un juramento significa que se asume la responsabilidad de cumplir fielmente con un cargo y que se adquiere el compromiso ético de buscar la verdad. 

Pedro Sánchez llegó al Palacio de la Zarzuela con una copia de la Constitución, sin Biblia y sin crucifijo. Así prometió su cargo de presidente del Gobierno ante el rey Felipe VI. Es el primer presidente de España que llega a La Moncloa mediante una moción de censura y sin escaño de diputado. El presidente del Gobierno saliente, Mariano Rajoy, participó en la ceremonia en la que Sánchez prometió el cargo.

La acción de jurar un cargo ante el Crucifijo no es una opción libre, es lo requerido para un cargo de una dimensión social de alta responsabilidad.

M. Esperanza, junio 2018
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s