Virtudes teologales

LA CARIDAD

La caridad conforma todas las virtudes. San Pablo y san Juan elaboran una teología de la caridad que tiene un valor relativo y singular; Dios se ha revelado como Amor (Jn 23), hemos crecido en el amor que se nos ha revelado. Quien se revela es una Persona; la caridad va unida a un nombre de persona: Dios es Amor, Amor es Persona.

Somos imágenes de Dios, somos personas y, por ello, estamos hechos para amar y ser amados. Es un amor de comunión entre el Padre y el Hijo; el Hijo es el Amado por el Padre y nosotros, hijos en el Hijo; amados en el Amado. El hombre es amado. Para el hombre el amor es siempre una respuesta, la moral del amor es esencialmente receptiva. Cristo es la plenitud de la ley en cuanto el amor va a ser una Nueva Ley.

La encarnación del Verbo muestra hasta que punto Dios ama al hombre. La moral es enormemente concreta, “la Caridad toca la carne”. La Caridad va a permitir que el hombre y Dios se relacionen carne a Carne. Es una moral realista, configurada, que entreteje la vida de las personas. Hablar de la caridad es hablar de todos los amores humanos. El eros griego, deseo de penetrar en la belleza, deseo de plenitud y felicidad que está implícita en el ser humano, es la “lógica circular” del amor: Dios, amor descendente y; el hombre, amor ascendente. Ese Don que pide ser recibido para adquirir esa comunión con el hombre, es algo que está por encima de las fuerzas del hombre. Procede de Dios, el Don que ofrecido pide una respuesta. Dios se da a sí mismo. El amor puede ser mandado, porque es dado. Por ello puede entenderse la Ley; también la Ley va a ser un don. Los mandamientos nunca pueden ser mandados, ya que la ley, en sí misma, no es capaz de perfeccionar al hombre; la ley es un don para que crezca la caridad. La visión evangélica es percibir la ley desde una visión del Don. Pero hoy en día se ve desde la lógica puramente humana. La moral de las virtudes supera la moral de la ley_ medida nueva.

Contenido del don de la caridad

Dentro de la lógica de la revelación, el don de la caridad es una amistad con Cristo. El don de la caridad propone una amistad que se ofrece. La relación entre el Padre y el Hijo se nos comunica en la amistad con Cristo. La amistad va a ser el camino de la filiación. Para ser hijos, tenemos que aprender en amistad con el Hijo. el Hijo es el revelador del Padre y, lo que se revela es el Amor, la Caridad del Padre. Esta relación amorosa es fuente de conocimiento. Nadie ama al Padre como el Hijo.

La caridad va a fundar una nueva epistemología (dimensión cognoscitiva), el conocimiento amoroso. Es entrar en la Escuela del Amor, fuente de conocimiento. Es la vocación del hombre, amar. Cristo nos va a enseñar a amar a Dios Padre. Formando una comunidad de discípulos nos enseña cómo amar a cada uno de los personajes, que nos enseña a través de su modo de acercarse al hombre. La vida de Jesús como una verdadera Paideia.

Las acciones de Cristo son verdaderamente humanas: recibir progresivamente el amor de Dios, a lo largo de sus acciones, fuente de revelación de Dios al hombre. Por nosotros y para el Padre; referencia de la vida de Jesús que responde al Padre amándonos a nosotros.

Jesús presente en la Eucaristía

La Acción de Gracias de Jesús al Padre es la Eucaristía. Todas las acciones de Cristo son sacramentales. La Caridad son los misterios de la vida de Jesús, donde todas las acciones tienen un fin, “el Don de Sí”, como respuesta al Padre. Un Don de Sí que va a generar la Iglesia. Una moral cristocéntrica es una moral eclesial; la caridad genera un espacio, genera una moral.

Jesús ama a cada uno de los hombres concretamente. Se habla de caridad como un “principio formal”; la ciudadanía. La caridad es un principio activo donde uno puede experimentar el encuentro con Cristo.

La lógica del Don de Sí es la sobreabundancia, en la medida de nuestras acciones; hemos de amar siempre más. La medida de la caridad supera la justicia. Cuanto más ames, más estás llamado a amar. Nos ilumina el misterio del pecado: ¿hasta qué punto el pecado le duele a Dios? el rechazo es el pecado. No solamente Dios nos ha rescatado, sino que nos ha hecho hijos. El “Don de Sí”, unido al Espíritu Santo es comunicado en la carne de Cristo, inseparable a los misterios de su vida. El Espíritu Santo es el Amor y Cristo es el Amado, “comunicatio Christy” (San Ireneo). La amistad con Cristo es llevado a través de esta comunicación, la Comunión Divina. Hay una profunda relación entre el término comunión y comunicación, “cum-noenia” (oficio común). Dios y el hombre se sitúan ontológicamente en el mismo plano. Esta igualdad ontológica indica que hay una relación real en la comunicación del hombre con Dios, que permite esta igualdad. Esta comunicación de la caridad está inserta en una lógica comunicativa del bien, que tiene su origen en la Creación. El bien es comunicativo. La comunión entre Dios y el hombre requiere que actúen en esta acción comunicativa del bien; esta alteridad permite que haya una comunicación del Bien. ¿Qué bien hay entre los amigos?

El bien que va a comunicar Cristo es una Comunión Divina. Esta amistad con Cristo va a construir una comunión de personas. Es el bien de la bienaventuranza eterna, el bien de la comunión.; es una amistad con Cristo, es decir, con Dios. Amor de caridad es hablar de relación de caridad con Cristo; pide una totalidad, es el mayor de los amigos. Pide una exclusividad que es propia del mejor amigo. Amistad, “animae custos”, lógica comunional. Caridad, “amor de comunión”, el amor más grande, que pide correspondencia, pide y corresponde con amor. Este amor recíproco es un amor transformante, el amor transforma progresivamente al hombre.

El Evangelio afirma que es el mandamiento nuevo, el principal (Mc 12, 30); la última enseñanza de Jesús en el Templo es lo más importante: “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento”. Y el segundo es semejante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Son dos mandamientos en uno. (Mc 10, 21): “Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud. Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud”. Al “Joven rico” le falta el corazón de la Ley; la caridad. Jesús va a ir más allá de lo simplemente mandado. La moral no consiste en conocer “qué he de hacer” (la lógica de la ley); sino “quién quiero ser” (lógica de la caridad).

El amor unifica la vida, la existencia. El amor es unitivo progresivamente en su complejidad; unidad en las diferencias. El amor, como luz, va a generar un orden; el “ordo amoris” dice San Agustín. Esta unidad del amor permite distinguir relaciones que requiere un modo de vivirla diferente, conforme a la naturaleza que hay en ellos (padre, profesor,..). La tragedia es la confusión de los amores (confundir a un profesor con la figura del padre, etc.).

El amor es concreto, activo, tiene una prioridad fenomenológica que va configurando la historia del amor de cada persona. El amor se universaliza concretamente, es capaz de atravesar las diferencias entre los hombres, es la “novedad”, el Reino de Dios; ha llegado el reinado del Amor. Jesús encarna lo que es el amor; el Amor es una persona viva, en cambio, la Ley es impersonal. No hay separación entre el amor a Dios y el amor a los hombres: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Es la Novedad: amar humanamente con un Amor Divino, incluso al enemigo. La Eucaristía es la fuente del Amor Divino.

J. Larrú, “Fundamentos de la moral cristiana”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s