En el umbral del templo

Icono oriental

“Cristo, que es Persona en el Universal Concretum, aparece como un milagro absolutamente irrepetible, porque, siendo lo más concreto, puede tener una pretensión absoluta de universalidad”.

Von Balthasar, “Sólo el amor es digno de fe”.

 

LA IGLESIA DE CRISTO está sacramentalmente presente en las Iglesias del Rito que representan una Tradición eclesiástica celebrando los sacramentos, y que se encuentran organizadas bajo un Patriarca, quien junto con el Obispo y otros clérigos de la Iglesia ritual representan a Cristo, la cabeza, para las personas de esa tradición. En algunos casos el rito coincide completamente con una Iglesia. Por ejemplo, la Iglesia Maronita bajo su Patriarca tiene un rito que no se encuentra en ninguna otra iglesia. En otros casos como el Rito Bizantino, varias Iglesias usan el mismo o un rito litúrgico muy similar. Por ejemplo, la Iglesia Católica Ucraniana usa el Rito Bizantino, pero este rito lo encontramos también en otras Iglesias Católicas, así como en las Iglesias Ortodoxas Orientales que no se encuentran en unión con Roma.

El intérprete de la Liturgia San Simeón de Solun (siglo XV) dice, que la cera pura significa la pureza y pulcritud de la gente que la trae. La cera se brinda en señal de nuestro arrepentimiento. La suavidad y la flexibilidad de la cera hablan de nuestra disposición de ser obedientes a Dios. La llama de la vela significa el calor de nuestro amor a Dios. No se debe colocar la vela de una manera formal, con el corazón frío. El acto físico debe ser acompañado por una simple oración, con palabras propias.

Las velas siempre se prenden en los servicios eclesiásticos. Los que fueron recién bautizados mantienen las velas en las manos, al igual que los que se unen en el sacramento matrimonial, y durante el oficio por los difuntos. No existen reglas definidas respecto a donde y cuantas velas deben ser colocadas.

La vela está llena de significado simbólico, pero lo que nos salva no es el símbolo, sino la auténtica esencia de la gracia Divina.

Durante la liturgia se puede entregar la lista con los nombres: para la “proscomidia” (primera parte de la liturgia en la cual se preparan el pan y el vino, etc.), durante la cual, por cada nombre en la lista se sacan partículas de la “prosfora” (palabra griega, pequeño pan de forma redonda) y se mezcla más tarde con la Sangre de Cristo pronunciando la oración por el perdón de los pecados del nombrado; durante la liturgia, — para el recordatorio en particular. Estas listas son leidas por los sacerdotes o el clero delante del Santo Trono.

Por el recordatorio durante la letanía, en alta voz, normalmente pronunciadas por el diácono, al terminar la liturgia, estas listas con los nombres, en muchas iglesias, se leen por segunda vez en los oficios de petición.

También se puede llenar y entregar las listas de los nombres para el”moleben” (servicio por las almas de los vivos) o “panijida” – panahídă o parastás, en Rumanía (responso por los difuntos).

La Cruz de Cristo bendice todo en torno Suyo y es por esto que Su Imagen sobre el propio cuerpo del creyente es salvadora y benigna para el alma.

Colocar juntos los tres primeros dedos de la mano derecha, simbolizando la Indivisible Santísima Trinidad. Los otros dos dedos deben ser firmemente apretados a la palma de la mano; esto significa el descenso del Cielo a la tierra de Jesucristo, Hijo de Dios (los dos dedos son la imagen de las dos naturalezas de Cristo). Los tres dedos juntos se llevan primero a la frente, para bendecir el raciocinio, después sobre el estómago para bendecir los sentimientos, luego sobre el hombro derecho e inmediatamente sobre el izquierdo, bendiciendo las fuerzas corporales. Bajando entonces la mano, hacemos una inclinación de cintura debido a que en este preciso momento acabamos de expresar sobre nosotros La Cruz de la Gólgota y ahora nos inclinamos ante Ella. A propósito, existe otro error muy común, cuando nos inclinamos al mismo tiempo que nos persignamos, como si estuviéramos quebrando la Cruz. No se debe hacer esto.

Muchos antiguos libros de texto sobre la religión indicaban que al persignarse, se debe tocar con la mano el pecho en vez del estómago. Así resultaba una cruz puesta cabeza abajo, o sea, con la parte inferior más corta que la superior, lo que produce una cruz invertida.

El tañido de las campanas en la iglesia se presenta en dos formas: “La buena noticia,” para llamar a los feligreses al templo, y propiamente el tañido.
“La buena noticia” — toques regulares de una campana grande. Se ejecuta de la siguiente forma: primero se producen tres toques distanciados, lentos y largos, después siguen los toques regulares. También el de “La buena noticia” se diferencia en dos tipos: el común, cuando se toca la campana más grande, y el de cuaresma o el distanciado, cuando se toca una campana de menor tamaño, en los días de la semana durante la Cuaresma.
El tañido propiamente es cuando se tocan todas las campanas a la vez; sus formas son: 

“El triple tañido”: toque de todas las campanas, con una corta pausa entre las repeticiones (toque en tres tandas). Se oye durante la vigilia nocturna y la liturgia.

“El doble campaneo” lo mismo, sólo con doble repetición (en dos tandas). Se hace en “vigilia nocturna”;

“El repique”: toque consecutivo en cada una de las campanas (uno o más golpes), comenzando por la más grande y llegando a la menor de todas, y repitiendo toda la serie varias veces. Se hace en liturgia y en casos especiales: durante la Semana de postración ante la Cruz, durante la víspera del Gran Viernes Santo; antes de la procesión con el sudario, durante maitines del Gran Sábado Santo, en el día de la Exaltación de la Cruz.
“Toque lento”: toque lento en cada campana consecutivamente, comenzando de la más pequeña, hasta la más grande; Después de tocar la campana mayor, se tocan todas las campanas juntas; la serie se repite muchas veces. El “toque lento” se denomina también el “tañido fúnebre” por expresar tristeza y lamento por el difunto. Sin embargo, el toque lento siempre se corona por el “triple tañido” como símbolo de la alegre noticia de la resurrección de los muertos.

Finalmente, existe el tañido “alarma”. Es un toque muy seguido, generalmente de una campana mediana especial. Se usa como aviso de un peligro.

5. Pan Eucarístico. La Iglesia Ortodoxa considera varias formas del pan bendito.

Prosfora, (en griego — dádiva, oferta) — es el pan de trigo blanco, hecho con levadura, agregando el agua bendita. La denominación proviene de la antigua usanza de los primeros cristianos de traer el pan de casa para efectuar la Eucaristía. Actualmente las prosforas se preparan en las panaderías diocesanas. La prosfora se compone de dos partes, significando las dos naturalezas de Cristo. Sobre la parte superior se sella la imagen de la Cruz; (en las prosforas preparadas en monasterios, se sella sobre la parte superior la imagen de la Virgen María o de los Santos.)

Durante la Divina Liturgia se recorta de una prosfora (llamada el Cordero) de un modo especial una parte rectangular, que luego será transformada en Cuerpo de Cristo. De otras prosforas, menores de tamaño, se extraen partículas en memoria de los miembros de la Iglesia Celestial y Terrestre. Estas al finalizar la liturgia se colocan en la Sangre de Cristo. Las prosforas de menor tamaño pertenecen a los que habían presentado las listas recordatorias al altar.

Las partes cortadas de la prosfora del Cordero, se denominan “antidór” (griego — “en lugar de la dádiva”) . Según los Estatutos, las consume la gente que no comulgó de los Santos Dones. Por lo general los antidor pertenecen a los que ofician en el altar.

Artos (en griego — “pan de levadura”), es un pan que se bendice en la noche Pascual. Durante toda la semana de la Pascua (“semana luminosa”) el artos — símbolo de la Resurrección de Cristo, — se encuentra sobre el “facistol” frente a Puerta Real del altar y se extrae todos los días para la procesión Pascual. El sábado “claro” con una oración especial lo desmenuzan y reparten entre los feligreses. La gente devota de la iglesia apropió al artos y al agua bendita la calidad de relativo sustituto de los Santos Dones para los moribundos impedidos de comulgar.

Agiasma en griego significa “cosa sagrada.” Así llaman el agua, bendecida según la ceremonia especial. La bendición del agua puede ser menor y grande; la menor se practica durante el año varias veces, la grande — sólo en la fiesta de Teofanía.

¿Y por qué reza la gente en los días de la bendición de agua? Porque el agua se consagró con la fuerza, y con la acción, y con la llegada de Espíritu Santo. Para que se haga el don de bendición, de liberación de los pecados, de curación del alma y del cuerpo y que esta agua reciba la bendición del río Jordán. Esta agua espantará todas las tentaciones de los enemigos visibles e invisibles. Porque nos llevará a la vida eterna. Para que también nosotros, tomando el agua, seamos partícipes de la bendición y revelación de Espíritu Santo. Grande es la oración, grande también es lo que se consagra. El bautismo de Jesucristo consagró la misma esencia del agua. El agua bendita debe ser tomada en ayunas, por la mañana, pero en el caso de una especial necesidad de la ayuda divina, se puede tomar a cualquier hora del día o de la noche. Se debe conservar en un lugar separado, mejor junto a los iconos de la casa, más nunca en la refrigeradora. Observando un trato digno y respetuoso, el agua bendita queda fresca y de gusto agradable durante mucho tiempo. Se puede retocarse con ella, agregarla en pocas cantidades a la comida, esparcirla en la habitación. Personas que se encuentran bajo penitencia y no pueden recibir la Eucaristía, toman agua bendita como consolación espiritual.

El servicio eclesiástico. El Estatuto de la Iglesia ordena el cumplimiento diario de nueve diferentes oficios sagrados. Cada uno de ellos tiene su propia historia, simbolismo y duración, pero espiritualmente forman entre todos algo íntegro llamado Circulo de veinticuatro horas. En el oficio religioso ortodoxo mucho está tomado de las costumbres de oración del antiguo testamento. En particular, el inicio de un nuevo día se cuenta a las 6 de la tarde y no a la media noche. De aquí, el primer oficio del Circulo es la víspera. En este oficio la Iglesia les recuerda a los feligreses los sucesos básicos del Testamento Antiguo de la Historia Sagrada: creación del mundo por Dios, el pecado de los ancestros, las leyes del Moisés, el servicio de los profetas. Los cristianos elevan su agradecimiento a Dios por el día pasado.

Después de la víspera se oficia la vespertina menor. Esta se compone de oraciones en comunidad antes de ir a dormir, en las que nosotros recordamos la bajada de Cristo al infierno y salvación de los justos santos del poder del diablo.

A media noche se celebra el tercer Oficio de Medianoche. Este oficio es para recordar a los creyentes de la segunda llegada del Señor y del Juicio Final.

Justo antes de salir el sol se comienza el Maitines. El Maitines se dedica a los sucesos de la vida terrenal del Salvador y contiene muchas oraciones de contrición y de agradecimiento. Es uno de los Oficios religiosos más prolongados. Alrededor de las 7 de la mañana se lee la primera hora. Así se denomina este oficio corto, en el cual la Iglesia revoca la estancia de Cristo en el juicio del pontífice Caifás.

La tercera hora (las 10 de la mañana) nos lleva por medio de los santos recuerdos al aposento de Sión, donde El Espíritu Santo bajó sobre los Apóstoles, y al pretorio de Pilatos, donde Cristo ha sido condenado a la muerte.

La sexta hora (mediodía) — es la hora de la crucifixión del Señor y la “novena hora” (las tres de la tarde) — es la hora de Su muerte en la cruz. A estos sucesos dolorosos se dedican pues los Oficios correspondientes.

Finalmente, el principal Oficio divino cristiano, el centro específico de Circulo de veinticuatro horas, es la Divina Liturgia. A diferencia de los demás Oficios, la liturgia no sólo nos recuerda a Dios, sino nos brinda la posibilidad de unirnos a Él realmente a través del Sacramento de la Eucaristía. La Liturgia debe ser oficiada entre la sexta y la novena hora.

En los templos ortodoxos todos los días, al terminar la misa de la mañana, los sacerdotes ofician servicios por petición. Uno de los más frecuentes es el Moleben o canto del Moleben. Es un breve oficio de fervientes oraciones sobre diversas necesidades cotidianas. Durante la liturgia muchas veces no prestamos atención al contenido de nuestras súplicas diarias por causa de la sustancia profundamente mística de la Liturgia Divina. Entonces surge la necesidad de orar por las necesidades mundanas, como nos enseñaba el Beato Ambrosio de Optina

El incensario, al igual que el candelabro de 7 velas, son objetos indispensables en el oficio religioso ortodoxo(Lev. 16:12). Desde los tiempos de los apóstoles durante la oración se realiza el incensamiento. En el incensario metálico sobre el carbón encendido se coloca el incienso. Al consumirse el incienso produce un humo aromático. La incineración de víctimas ante Dios se estableció en los tiempos de la edad antigua. Es suficiente recordar la víctima del justo Abel. El mismo Señor, en el Antiguo Testamento, ordenó a Moisés construir en el Tabernáculo un altar de los holocaustos especial para quemar en él sustancias aromáticas. Los Reyes Magos, que han venido a inclinarse ante Cristo, han traído al Niño Dios entre otros regalos, también el incienso. El Evangelista Juan el Teólogo, en la Revelación, ha visto en el Templo Celestial al Angel recibiendo el incensario de oro (Apocalipsis 8:3-5). El humo de incienso, que se esparce por el templo durante el oficio, simboliza las oraciones de los feligreses, que ascienden a Dios y, a la vez, la gracia del Espíritu Santo que místicamente las bendice.

Antes de iniciar el incensamiento, el sacerdote pronuncia la oración: “El incensario a Ti llevamos…” Por medio de esta oración es evidente que el humo visible del incensario significa la presencia invisible de la gracia del Señor, que santifica a los feligreses. El incensamiento durante el oficio religioso puede ser completo (abarcando todo el templo), o en forma breve (altar, el iconostasio y a las personas presentes en frente del ambón). El incensamiento de los objetos sagrados (los iconos, el templo) se destina a Dios, consagrándole el honor y la alabanza debidos. Cuando el incensario se dirige a las personas, es confirmación de que el Espíritu Santo desciende sobre todos los fieles como portadores de la Imagen Divina. En respuesta al incensamiento, la tradición indica de inclinar la cabeza.

El Cáliz Sagrado. Esta historia ha sucedido hace poco tiempo en uno de los templos de San Petersburgo. Un domingo, durante la Divina Liturgia, cuando comulgaban los feligreses, la atención de la gente atrajo un niño rubio que estaba parado cerca del altar. El observaba con mucha atención a los comulgantes y de vez en cuando estallaba en alegre risa infantil. En vano trataban algunos de aquietarlo, hasta el momento que terminó la Comunión. Entonces los padres del niño, muy extrañados, le preguntaron cuál fue la causa de su risa y él les contestó: “Mirando a las señoras y los señores acercarse al Cáliz, vi que hacía algunos se les acercaba volando una palomita blanca. Apenas el señor o la señora abrían la boca para recibir los Dones, el pajarito tomaba los Dones de la cucharilla con el pico y salía afuera. Las personas no veían a la paloma y cerraban la boca creyendo haber completado su comunión, y esto me daba mucha risa.”

Una persona no creyente tomaría la respuesta del niño por una fantasía, pero un corazón entregado a la fe no puede ser indiferente ante el significado místico de la visión enviada por Dios a la imaginación infantil. Efectivamente, ¿no es temible acaso pensar que Jesucristo a muchos de nosotros nos impide comulgar del Sagrado Cáliz debido a que nos acercamos a Él sin prepararnos y ser dignos de recibirlo?

“porque el que come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí, no discerniendo el cuerpo del Señor” (1Cor. 11:29), dice el Apóstol Pablo. Existen normas cuyo cumplimiento ayuda a los comulgantes recibir decentemente los Sagrados Dones: completa abstención de cercanía conyugal por estos días, examen de propia conciencia, confesión, oración, lectura de la Escritura Sagrada, participación en los oficios religiosos — cada cual en la medida de sus posibilidades y aplicación. 

Normas para comulgar. Antes de comulgar se debe confesar, más si la persona comulga varios días seguidos, como por ejemplo en el Gran Ayuno o en ciertos períodos festivos, puede prescindir de la confesión repetida siempre con el permiso del párroco.

Delante de la Cáliz se debe postrarse; si hay mucha gente — hacerlo previamente aparte.

Cuando se abren las Puertas Reales, se debe persignarse y colocar las manos sobre el pecho en la forma de cruz, la derecha sobre la izquierda; así comulgar y no cambiar la posición de las manos mientras se retira del Cáliz.
• Se debe acercar por el lado derecho del templo, dejando el izquierdo libre.
• Primero comulgan los que atienden en el altar, luego los monjes, los niños y solamente después los demás. Se debe dejar paso a las personas y evitar los empujones.

Al acercarse a la Cáliz, decir claramente su nombre, recibir los Santos Dones, masticarlos si es necesario y tragar inmediatamente, luego besar la parte inferior de la Cáliz como la costilla de Cristo.

No se pude tocar el Cáliz con la mano, ni besar la mano al sacerdote.
• ¡Está prohibido persignarse delante del Cáliz! Elevando la mano para hacer el signo de la Cruz, uno puede casualmente tropezar con la mano del sacerdote y volcar los Santos Dones.

Retirándose hacia la mesita con bandeja, se debe tomar el antidor y beber el vino mezclado con agua caliente.

Cuando los Santos Dones se dan de varios Cálices, se debe tomarlos sólo de una; no se permite comulgarse dos veces el mismo día.

En el día de la Comunión no se debe arrodillar, salvo inclinaciones ante el Sudario de Cristo el Sábado Mayor y las oraciones con arrodillamiento el día de Santa Trinidad.

Al volver a casa, antes que nada, se debe leer las oraciones de agradecimiento por la Santa Comunión; si estas oraciones se leen en la iglesia, se las debe escuchar ahí.

Al terminar, el diácono dice: “Proceded con temor de Dios y la fe…”

Chapelle_Palatine

RITOS ORIENTALES

1.- RITOS DE ANTIOQUÍA

La Iglesia de Antioquía en Siria es considerada una sede apostólica por la virtud de haber sido fundada por San Pedro. Fue uno de los centros antiguos de la Iglesia, según dice el Nuevo Testamento, y es la fuente de una serie de ritos similares que usan el lenguaje sirio antiguo. Su liturgia es atribuida a Santiago Apóstol y a la Iglesia de Jerusalén.

1.1.- RITOS DE SIRIA ORIENTAL

1.1.1.- Rito Maronita – Nunca se separó de Roma, el Patriarca maronita es de Antioquía. Su lenguaje litúrgico es el arameo. Los 3 millones de maronitas se encuentran en el Líbano (origen), Chipre, Egipto, Siria, Israel, Canadá, Estados Unidos, México, Brasil, Argentina, Australia y Uruguay. (más info)

1.1.2.- Rito Sirio – católicos sirios que regresaron a Roma en 1781 de la herejía monofisista. El Patriarca sirio es de Antioquía. Los 110.000 católicos sirios se encuentran en Siria, Líbano, Iraq, Egipto, Canadá y Estados Unidos.

1.1.3.- Rito Malankarés – Católicos del Sur de la India, evangelizados por Santo Tomás que usan la liturgia oriental siria. Se unieron a Roma nuevamente en 1930. Los lenguajes litúrgicos hoy en día son sirios orientales y malayalam. Los 350.000 católicos malankareses se encuentran en India y Norteamérica.

1.2.- RITOS DE SIRIA OCCIDENTAL

1.2.1.- Rito Caldeo – Los católicos de Babilonia regresaron a Roma en 1692, de la herejía nestoriana. El Patriarca de Babilonia es de los caldeos. Los lenguajes litúrgicos son el sirio y el árabe. Los 310.000 católicos caldeos se encuentran en Iraq, Irán, Siria, Líbano, Egipto, Turquía y Estados Unidos.

1.2.2.- Rito Sirio Malabar – Católicos del Sur de la India que usan la liturgia sirio occidental. Regresaron a Roma en el siglo XVI de la herejía nestoriana. Los lenguajes litúrgicos son el sirio y malayalam. Más de 3 millones de católicos sirios malabares se pueden encontrar en el estado de Kerala en el Suroeste de la India.

2.- RITOS BIZANTINOS

La Iglesia de Constantinopla se convirtió en el centro político-religioso del Imperio Romano Occidental después de que el Emperador Constantino construyó esa ciudad, una nueva capital (324-330 d.C.) en el lugar de la antigua ciudad bizantina. Constantinopla desarrolló su propio rito litúrgico de la liturgia de Santiago, en una forma de acuerdo a la modificada por San Basilio, y en una más común, según modificada por San Juan Crisóstomo. Después de 1054, excepto por breves períodos de reuniones, la mayoría de los cristianos bizantinos no ha estado en comunión con Roma. Ellos conforman el grupo de Iglesias Ortodoxas del Este, cuya cabeza titular es el Patriarca de Constantinopla. Las Iglesias Ortodoxas son en su mayoría independientes, unidas entre sí por la comunión con Constantinopla, quien no ejerce autoridad real sobre ellas. Se encuentran divididas típicamente en Iglesias a lo largo de las fronteras de las naciones. Aquellas que han regresado a la plena comunión con Roma están representadas por la Iglesias Orientales y ritos de la Iglesia Católica.

2.a.- Rito Armenio – Tiene su propio rito o una versión más antigua del bizantino. Su forma exacta no es usada por ningún otro rito bizantino. Está compuesta por los primeros católicos que se convirtieron como nación, los armenios (Noreste de Turquía) y que regresaron a Roma en tiempos de las Cruzadas. El Patriarca de Cilicia es de los armenios. El lenguaje litúrgico es clásico armenio. Los 350.000 católicos armenios se encuentran en Armenia, Siria, Irán, Iraq, Líbano, Turquía, Egipto, Grecia, Ucrania, Francia, Rumanía, Estados Unidos y Argentina. La mayoría de los armenios son armenios ortodoxos, no en comunión con Roma.

2.b.- Rito Albanés – Los albaneses católicos totalizan unos 1.400 hoy en día, quienes reanudaron su comunión con Roma en 1628. El lenguaje litúrgico es el albanés. La mayoría de los cristianos albaneses son ortodoxos.

2.c.- Rito Bielorruso – Hay un número desconocido de ellos que regresaron a Roma en el Siglo XVII. El lenguaje litúrgico es el eslavo antiguo. Los fieles se encuentran en Bielorrusia, así como en Europa, América y Australia.

2.d.- Rito Búlgaro – Los búlgaros que regresaron a Roma en 1861. El lenguaje litúrgico es el eslavo antiguo. Los 20.000 fieles se encuentran en Bulgaria. La mayoría de cristianos búlgaros son búlgaros ortodoxos.

2.e.- Rito Checo – Los católicos checos de Rito Bizantino se organizaron como una jurisdicción en 1996.

2.f.- Rito Croata – Los católicos croatas de Rito Bizantino reanudaron la comunión con Roma en 1611. El lenguaje litúrgico es el eslavo antiguo. Los 50.000 fieles se encuentran en Croacia y América. La mayoría de los croatas son católicos de Rito Romano.

2.g.- Rito Griego – Son los cristianos griegos que regresaron a Roma en 1829. El lenguaje litúrgico es el griego. Sólo hay unos 2.500 fieles en Grecia, Asia Menor (Turquía) y Europa. Los cristianos griegos son en su mayoría griegos ortodoxos.

2.h.- Rito Húngaro – Descendientes de los ruthenianos que regresaron a Roma en 1646. El lenguaje litúrgico es el griego, húngaro e inglés. Los 300.000 fieles se encuentran en Hungría, Europa y América.

2.i.- Rito Italo-albanés – Nunca se separaron de Roma, estos 60.000 católicos de Rito Bizantino se encuentran en Italia, Sicilia y América. El lenguaje litúrgico es el griego y el italo-albanés.

2.j.- Rito Melkita – Son católicos de los que se separaron de Roma en Siria y Egipto, y que reanudaron la comunión con Roma en tiempo de las Cruzadas. Sin embargo la unión definitiva no fue si no en el siglo XVIII. El Patriarca melkita griego es de Damasco. El lenguaje litúrgico es el griego, árabe, inglés, portugués y español. Los más de 1 millón de católicos melkitas se pueden encontrar en Siria, Líbano, Jordania, Israel, Canadá, Estados Unidos, México, Brasil, Venezuela y Australia.

2.k.- Rito Rumano – Son rumanos que regresaron a Roma en 1697. El lenguaje litúrgico es el rumano. Hay más de 1 millón de católicos rumanos en Rumanía, Europa y América. La mayoría de cristianos rumanos son rumanos ortodoxos.

2.l.- Rito Ruso – Los rusos que regresaron en comunión con Roma en 1905. El lenguaje litúrgico es el eslavo antiguo. Hay un número desconocido de fieles en Rusia, China, América y Australia. La mayoría de rusos cristianos son rusos ortodoxos.

2.m.- Rito Rutheniano – Son católicos de aquellos separados de Roma en Rusia, Hungría y Croacia que regresaron a Roma en 1596 (Brest-Litovsk) y en 1646 (Uxhorod).

2.n.- Rito Eslovaco – Son unos 225.000 católicos de Rito Bizantino de origen eslovaco y que se encuentran en Eslovaquia y Canadá.

2.ñ.- Rito Ucraniano – Católicos de entre los separados de Roma por el cisma griego y reunidos nuevamente con Roma en 1595. El Patriarca es de Lvov. El lenguaje litúrgico es el eslavo antiguo y el ucraniano. Los 5,5 millones de católicos ucranianos se pueden encontrar en Ucrania, Polonia, Inglaterra, Alemania, Francia, Canadá, Estados Unidos, Brasil, Argentina y Australia. Durante la era Soviética los católicos ucranianos fueron violentamente forzados a unirse a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana. La jerarquía que continuó existiendo fuera de su tierra ha sido desde entonces reestablecida en Ucrania.

3.- RITOS ALEJANDRINOS

La Iglesia de Alejandría en Egipto fue uno de los centros originales del cristianismo. Al igual que Roma y Antioquía tenía una gran población judía, la cual fue el objetivo inicial de la evangelización. Su liturgia es atribuida a San Marcos Evangelista, y muestra la influencia tardía de la Liturgia Bizantina, en adición a sus elementos únicos.

3.a.- Rito Copto – Católicos egipcios que regresaron a la comunión con Roma en 1741. El Patriarca de Alejandría dirige al grupo de 200.000 fieles de esta Iglesia Ritual dispersa por Egipto y Oriente Próximo. El lenguaje litúrgico es el copto (egipcio) y el árabe. La mayoría de los coptos no son católicos.

3.b.- Rito Etíope-abisinio – Etíopes Coptos cristianos que regresaron a la comunión con Roma en 1846. El lenguaje litúrgico es el geez. Los 200.000 fieles se encuentran en Etiopía, Eritrea, Somalia y Jerusalén.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s