“Habéis recibido el espíritu de hijos adoptivos”

San Pablo; Romanos 8, 15

“Ved el amor de Dios, que nos ha concedido llamarnos, y ser hijos suyos”.

1 Jn 3, 1

“Te aseguro que si uno no nace de nuevo… de agua y espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne. Lo que nace del Espíritu es espíritu… Para esto Dios ha entregado al mundo su Hijo único, para que todo el que crea en Él… tenga vida eterna”.

Jn 3, 3-16

Se trata de una nueva generación, de una vida nueva. Dios Padre nos comunica su mismo Ser, su misma naturaleza. Al salir del pecado y hacernos hijos suyos somos sellados, recibimos en nosotros mismos algo real y físico, esa nueva naturaleza; todavía a modo de semilla, que brotará después de la muerte y la llamamos “gracia santificante”:

“En todo el que ha nacido de Dios… su semilla permanece en él”. (Jn 3, 9)

“Nos ha sellado y ha puesto en nuestros corazones la prenda del Espíritu Santo”. (2 Cor 1, 22)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s