La Presencia del Corazón de Jesús en nosotros

La gracia es eficaz y nos ayuda a seguir lo que nos beneficia a cada uno para salvarse, ya aquí en esta vida. Nos protege del enemigo, nos da paz, aclara el entendimiento para resolver los problemas según Dios, no como el mundo hace llenando de egoísmo la actividad del hombre; permite que perduren y prosperen nuestras obras y las relaciones humanas, dispersando la confusión y las complicaciones.

Es importante la Promesa de Jesús a Santa Margarita María que lo ha experimentado en su vida: “Estableced vuestra morada en el Corazón de Jesús; en Él encontraréis una paz inalterable y la fuerza para hacer realidad los buenos deseos que Él nos inspire y para no cometer faltas voluntarias”.¹

Jesús, durante su vida pública, anunció la Buena Noticia: la venida del Reino de Dios e instituyó su Iglesia con sus apóstoles a los que dio el poder de administrar siete sacramentos en memoria suya y hasta que Él vuelva. La Sagrada Escritura nos dice cómo fue la institución de ellos:
 Bautismo (Mt 28, 19),
 Eucaristía (Lc 22, 19-20); 1 Cor 11,
23-26)
 Penitencia (Jn 20, 22-23);
 Confirmación (Hecho 8, 15-17);
 Unción de los enfermos (Stgo 5, 14-15);
 Matrimonio (1 Cor 7, 39; Ef 5, 31-32);
 Orden Sagrado, por la cual algunos reciben poderes sacerdotales (He 6, 6;
1 Tim 4,14; 5,22; 2 Tim 1, 6-7).

Ésta es la obra de Salvación que vino Jesús a mostrarnos. Para ser efectiva, Él se quedó con nosotros en la Sagrada Eucaristía. Los sacramentos son administrados en la Iglesia por los consagrados: los obispos, sacerdotes y diáconos. En el caso del bautismo, si existe peligro de muerte de un no bautizado también el laico puede administrarlo, y en el matrimonio son los futuros esposos quienes administran el sacramento que van a recibir, sin embargo en cada uno de ellos actúa Cristo mismo, a través de “sus ministros”
Cristo “está presente con su fuerza en los sacramentos, de modo que, cuando alguien bautiza, es Cristo quien bautiza” (Sacr. Conc. 7). Lo mismo ha de decirse de los demás sacramentos. El sacramento no sólo es signo, sino, al mismo tiempo, es medio que trasmite al hombre la gracia y produce en él la salvación.
Cristo mismo es el autor de los siete sacramentos. En ellos, Él, que es el Sacramento primordial, extiende su acción salvífica, en la Iglesia y por medio de ella, a los fieles de todos los tiempos.

El ministro, así se llama a quién administra un sacramento, actúa como instrumento en la mano de Jesús, y las palabras que expresa llamadas ”formulas” las dice en nombre de Jesús y en primera persona para que tengamos bien presente, que lo que realiza externamente, Jesús lo está haciendo realmente en nosotros.² 

Un sacramental que nos ayuda a traer paz en nuestras familias es la Entronización del Sagrado Corazón de Jesús en nuestra casa: “La Santa Madre Iglesia instituyó, además, los sacramentales. Estos son signos sagrados con los que, imitando de alguna manera a los sacramentos, se expresan efectos, sobre todo espirituales, obtenidos por la intercesión de la Iglesia. Por ellos, los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los sacramentos y se santifican las diversas circunstancias de la vida”

El icono del corazón de Jesús de Issoudun
Juan 20, 19-23

Los Iconos ortodoxos son sacramentales, los rosarios bendecidos, medallas e imágenes bendecidas para la devoción. A través de ellas entramos en un espacio espiritual de comunión con el Espíritu Santo y Dios mismo que pone tanto su Amor como los medios para que crezcamos en devoción y amplitud de nuestra alma para recibir la gracia.

No hay Viernes Santo sin Pascua! La señal del costado perforado recibe su fuerza salvadora recién el día de la Resurrección. Para anunciarnos que El nos ama sin límites, Jesús nos da primero la señal del corazón traspasado. Y después de la resurrección nos da la explicación de este signo. En la teología de San Juan resulta ser el último de todos los signos – y así el mas importante!

A razón de las heridas los discípulos consternados llegan a identificar el Señor Resucitado. Recuerdan la vida en común y hacen presente la muerte sufrida por Jesús. Con este gesto está conectado de saludo de la paz que es pronunciado dos veces. No es solo un decir, sino realiza lo que expresa, como todas las palabras de poder de Jesús. Con la experiencia del Resucitado, con la afirmación de la fe que „El vive“, con la verdadera conversión, reciben los discípulos la verdadera paz interior.

No es un asunto particular o sólo personal, es la base para su misión. Por eso sigue inmediatamente comunicación del Espíritu Santo y el envío.

“Bendeciré los hogares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta sea expuesta y venerada”, prometió Jesús a Santa Margarita María. Para ello se solicita la Imagen bendecida con este propósito en los Centros autorizados, es decir, en los Monasterios de la Visitación. Donde se guarda este Tesoro espiritual que forma parte de las Promesas de Jesús a todo el que se consagre a Él. También se pueden llevar imágenes particulares a las misas de Consagración para que sean bendecidas. En este caso, avisar para preparar el pergamino donde se redacta la Consagración y la autorización de las bendiciones.

Más información:
¹ Juan José Infantes Barroso; “Junto al Corazón de Cristo”, p. 18.
Juan 20, 19-23: El icono del corazón de Jesús de Issoudun
Tuvo su origen en una búsqueda y trabajo en común: El Padre Henri Caldelari dio la inspiración para esta representación y la explicación teológica. En el monte de los Olivos en Jerusalén tuvo la ocasión de conocer a una religiosa benedictina que pinta iconos y que supo transformar en colores y dibujar las ideas del Padre. – Iconos no son pintados sino escritos. Su meta es la traducción de la Biblia de palabras en imágenes. Desde que Cristo se hizo hombre, no somos orientados y dependientes solo de la palabra, sino también de imágenes y meditaciones. Así dice la Escritura: „Y mirarán al que traspasaron.“ 
² http://www.accioncatolica.org.ar / http://www.vatican.va

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s