Jesús de Nazaret

¡CHAIRE! … ¡Alégrate!

El Ángel Gabriel anuncia así a María que Jesús va a nacer. En griego, significa que, lo que está diciendo, la palabra “alégrate”, se va a cumplir en su plenitud. Cuando el Ángel pronuncia chaire, ¡María se llenó de alegría!

¿Hemos pensado lo que eso significa? El Ángel es el mensajero de Dios y lo que Él dice por su boca se cumple en cada uno de nosotros. La Palabra de Dios no hay que temerla en el sentido de “castigo”, sino en el sentido que “se cumple”, que transforma todo. Cuando Dios pone su Palabra en manos de los apóstoles, se cumple lo que Ella dice, transforma a quien le llega el Mensaje. Así también hace el Ángel, pone la Palabra de Dios en el seno de María y transforma todo su ser y la hace Madre por la Palabra y para Él. Ella se convierte toda en Palabra de Dios porque se ha cumplido sobre su naturaleza la Naturaleza de Dios que viene al mundo para ser comprendida, para darse y que todos podamos escucharla. Es, metafóricamente hablando, como si el seno de María se hace como un Libro santo y allí, Dios “escribe” su Mensaje. No es como nosotros escribimos, que lo hacemos pensando. Dios “escribe” creando; ¡dando vida! Así hizo el mundo y sigue llamando a sus creaturas a transformarnos, a abrirnos al Espíritu Santo como hizo María. Ella lo entendió, creyó lo que escuchaba y, ¡se hizo!

Hoy decimos a un niño: ¿eres tonto? ¡si sigues así te quedarás tonto!… y se cumple en ese niño/a la incapacidad de ser mejor, o le costará mucho trabajo. En cambio, si decimos: ¡tú puedes ser eso que deseas!, todos estamos convencidos que lo conseguirá tarde o temprano. Un animal no puede ser “proyectado” así, no contiene en sí una capacidad de transformar su naturaleza en algo diferente, grande o pleno. Su desarrollo está limitado en sus genes, no nos va a sorprender con una actuación nueva, diferente a su raza. Esto lo pensamos y observamos, pero cuando se trata de Dios, no damos el valor que hay en el Don de Su Palabra. Y, como no creemos, seguimos atascados. No es un poder mundano y no está en nuestra altura utilizar este Don, servirnos de él. Es un Don gratuito que vino al mundo gracias a Jesucristo y, conocer su historia es seguirlo a Él. Y seguirlo, es amarle. Porque no seguimos a nadie que no nos atrae, que nos produce fascinación.

¿Cómo se sigue al alguien que vivió hace más de 2000 años?… Pues hay quien sigue los pasos de un general famoso que ya murió; incluso a un grupo musical que sólo es conocida una canción… En la vida seguimos a muchas personas que ni siquiera conocemos y las hacemos formar parte de nuestra vida; nos vestimos como ella/el; hablamos los mismos dichos; creemos sus mismos ideales. Seguir a Jesucristo es más que eso, porque Él sigue vivo, como aquella Palabra que trajo el Ángel por mandato de Dios. Lo que Él hizo, sigue haciéndose; lo que Él habló, sigue construyendo el corazón de las personas y las llena de esa “Alegría”,..  Alégremonos entonces, ¡χαίρο πυλύ!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s