Descansa junto a Mi Corazón

Hay momentos en los cuales no tenemos confianza en nosotros mismos, estamos completamente convencidos de nuestra debilidad y miseria, y comprendemos que en tales momentos podemos perseverar solamente confiando en la infinita misericordia de Dios. La paciencia, la oración y el silencio refuerzan el alma. Hay momentos en los cuales el alma debe callar y no conviene que hable con las criaturas; vivir de la fe.

Las conversaciones con el prójimo se pueden llevar al Corazón de Jesús elevando el pensamiento al espíritu y diciéndose para sí mismo: Señor, siento tu amor, bendice esta conversación con Tu Espíritu y haz que seas Tú Quién resuelva las cuestiones para que seamos bendecidos por Tu amistad.

No hay mejor momento de adorar al Señor y cuando más cerca está de nosotros; es cuando le necesitamos. Necesitar Su Presencia es amarle, cuidando que no sea olvidado nunca, porque el Amor está esperando cada vez que nos relacionamos con las personas y, también, cada vez que nos olvidamos de alguien..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s