imagen de la Luz

Reflexión sobre la Palabra

5-Feb-2017

Hoy se nos invita considerar la imagen de la Sal. La Iglesia primitiva tenía una conciencia distinta de la que podemos tener hoy en día de la función del cristiano como Sal del mundo, porque tenían una idea de la proporción más equilibrada y más humildad que nosotros, pues creían más en los medios pobres para testimoniar. Una poquita de Sal era suficiente para dar sabor, dar sentido a una cantidad determinada. Demasiada Sal no sirve para cumplir su misión especifica como tampoco una cantidad demasiada pequeña responde a lo que se espera en relación a su función.

Desde el siglo IV hemos perdido el sentido de la mesura requerida para salar nuestro pequeño ambiente, es decir nuestro mundo familiar, laboral, de amistad, etc. Los latinos decían: nemo dat quod non habet (nada/nadie da lo que no tiene), y muchas veces queremos dar lo que no tenemos, es decir; queremos ser una medida de Sal que, o bien es insuficiente, o bien supera la ración necesaria. Sería bueno pretender con mucha humildad ser la Sal suficiente que Dios deposita en nosotros para ir salando gota a gota, día a día como Jesucristo ha hecho con nosotros. Pues Él es la Sal de nuestra vida que nunca ha perdido su principio activo, a la vez que respeta exquisitamente nuestra capacidad de recibir. “Quidquid recipitur ad modum recipientis recipitur”

Y.F. Sacerdote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s