Preciosa ofrenda

Padre Eterno, recibe como sacrificio agradable por las necesidades de la Iglesia y en reparación de los pecados de los hombres, la Preciosisima Sangre y Agua salidas del divino Corazón de Jesús, unidas a las lágrimas derramadas por María al pie de la Cruz y ten misericordia de nosotros.  Amén. 

Tu voto: